Hola, soy
Diana Sánchez.

Mujer – Empresaria – Coach Personal y de Negocios

Comunicóloga de profesión y guía de desarrollo personal de vocación.

Tengo más de 12 años de experiencia en Comunicación, Marketing y Ventas desarrollando marcas para clientes de todo tipo.

Desde hace más de 10 años mi enfoque ha estado en el ámbito digital, junto con mi socio y amigo Sergio Aburto, manejamos una empresa de Consultoría en eBusiness, First By Mobile, en donde nos enfocamos en acelerar el cumplimiento de objetivos digitales de compañías de diversos tamaños e industrias.

Desde hace 7 años que decidí emprender con la convicción de ayudar a directores y dueños de negocio a hacer crecer sus compañías, me di cuenta que sin atender la parte personal, las cosas se frenaban, incluso podían nunca suceder.

Es por eso que decidí prepararme mejor y me certifiqué como Coach Personal y de Negocios bajo la metodología de “Empresa Consciente” de Fredy Kofman. Decisión que me ha permitido atender aquellos gaps que bloqueaban grandes posibilidades y por lo tanto, personas más felices y realizadas.

Todos mis proyectos están dirigidos en hacer crecer, desarrollar y ayudar a escribir historias de éxito personales y profesionales. Hoy en día en especial, en mujeres que como yo, que luchan por su bienestar como un no negociable, para entonces permear y trascender en la sociedad como factor de cambio.

 

Siempre tengo presente

“Quiero, puedo y me lo merezco”

Suelta el papel de víctima

Sé más libre

Como en toda historia, siempre hay un parteaguas. Te cuento brevemente el mío.

Entre tantas características, la estructura ha sido una de las que me ha acompañado durante toda mi vida (con una perspectiva hasta hace algunos años) “ayudándome a colocar todo en su lugar para evitar en la mayor de las posibilidades cometer errores”.

Para mí el cometer un error era el momento que podía colocarme en el lugar más vulnerable, quedando al desnudo mis miedos y peores inseguridades.

Tomé muchas decisiones basadas en no aceptar que me había equivocado a costa de mi propia seguridad física y emocional.

Por supuesto que cada decisión con sus respectivas consecuencias y además con un efecto de tipo dominó. Consecuencias que a la hora de hacerlas conscientes representó una de las lecciones más duras que yo misma elegí vivir, pero también representó la posibilidad de elegir el camino que hoy ha cambiado por completo mi vida, un proceso de autoconocimiento abriendo la puerta de mi despertar de conciencia.

Sigo enfrentando mis miedos e inseguridades, es un trabajo diario. pero con las herramientas necesarias ya nada me frena para cruzar el puente.

La estructura me sigue acompañando, pero hoy como una aliada para focalizar el camino y hacer que las cosas sucedan.

El error ya representa en mi vida la posibilidad de aprender y mejorar.

Dándome permiso de ayudarme, puedo entonces, ayudar a las demás personas. En este constante espejeo es “ganar con el otro”.

 

“No puedes dar lo que no tienes dentro”

 

De manera genuina, una de las cosas que me hace feliz es poder ayudar a mujeres a ser más libres, soltando el papel de víctimas apoderándose de sus vidas y  logrando un balance inteligente entre lo personal y lo profesional.

¿Qué historia te quieres contar?

Deja de procrastinar y sal de tu zona de confort.

haz una cita

Hablemos

3 + 9 =

quiero mi sesión